Menú General

Colegio Salesiano de San Bernardo | LA RESILIENCIA
34958
single,single-post,postid-34958,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

LA RESILIENCIA

LA RESILIENCIA

20200323_102237

Estos días, en los que estamos leyendo y escribiendo mucho, queremos presentaros una nueva palabra: RESILIENCIA. ¿La conocíais? Es una palabra bastante difícil de aprender, y claro, también es difícil conseguir vivir la vida con RESILIENCIA.

Pero… ¿qué significa RESILIENCIA?

Es la capacidad de enfrentarse a los problemas, a las adversidades. Una persona RESILIENTE intenta sacar el lado positivo de una situación complicada. Y para ser RESILIENTE se necesitan los siguientes ingredientes.

  • Aceptar que no podemos controlar todo. Podemos controlar cómo nos comportamos, lo que decimos, incluso, conforme nos hacemos mayores, podemos controlar nuestros sentimientos. Sin embargo, hay cosas que no dependen de nosotros y, por eso, no debemos sentirnos culpables.
  • Estar abierto a los cambios. Los cambios a veces pueden asustar, porque nos dan la sensación de sorpresa y descontrol, pero la mayoría de los cambios son positivos, pues nos permiten crecer, avanzar.
  • Tener sentido del humor. Reírse, contar chistes y anécdotas graciosas, ver películas de comedia, hacerse cosquillas… La risa libera endorfinas (vaya, otra palabra rarita), que son hormonas de nuestro cuerpo que dan felicidad.
  • Ser optimista. Decirse a uno mismo y a los demás mensajes positivos y de ánimo. Reconocer lo bien que se ha trabajado, el buen comportamiento, algo que valorar en el día… En resumen, ver el lado bueno de la vida. Esto no implica que ignoremos los problemas, pero motiva en la búsqueda de diferentes alternativas para solucionarlos y permite comprender que los obstáculos son pasajeros.
  • Conocerse a uno mismo. Meditar, reflexionar, pensar en lo que nos gusta y lo que no, lo que queremos en nuestro futuro, cómo es nuestro carácter… Es necesario conocer las cualidades y defectos de uno mismo y aceptarnos tal cual somos, pues todos somos únicos y valiosos.
  • Tener una red social fuerte. Tener familia y amigos a los que queremos y tratamos bien, con los que compartimos tiempo y aficiones, con los que reímos y discutimos y que están con nosotros en momentos buenos y malos.

20200323_102301

Estos días en los que tenemos tanto tiempo para reflexionar y dialogar con los demás, en los que las cosas son diferentes a lo que estamos acostumbrados, os proponemos intentar ser RESILIENTES y ayudar a los demás a que también lo sean. Debemos pensar cada día en aquellas cosas buenas que tenemos a nuestro alrededor, bloquear pensamientos negativos, buscar que nos sucedan cosas divertidas y entretenidas y amar a quienes tenemos cerca o en la distancia.

Coge tu dolor, tu miedo, y constrúyelo en energía para mejorar, para superarte. Sal fortalecido de esta situación, como padre, como madre, como hijo o hija, como trabajador, como abuelo, como vecino y como vecina, como amigo y amiga, en definitiva, como ser humano. Construye tu día a día desde la esperanza y desde el amor porque #todovaasalirbien.