Menú General

Colegio Salesiano de San Bernardo | Campus de cocina de mayores!
32028
single,single-post,postid-32028,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Campus de cocina de mayores!

IONN1799

Campus de cocina de mayores!

¿Y qué me decís del campus de cocina? Ha sido una experiencia nueva tanto para los niños y niñas como para las monitoras y nos lo hemos pasado bomba. Por la mañana, nos dirigíamos al comedor de infantil, ya que teníamos cerca la cocina, pues necesitábamos muchos utensilios de los que allí se encuentran. Cuando acabábamos de cocinar, nos íbamos al recreo a jugar. Las lluvias de la semana pasada no nos permitieron asistir a la piscina, así que hemos jugado y mucho.

El primer día, realizamos unos canapés monísimos. Teníamos muchos ingredientes como por ejemplo, diferentes tipos de pan, olivas verdes y negras, pepinillos, fuet, jamón de york, salchichón, chorizo, frutos secos, etc. Los niños y niñas pusieron en marcha su imaginación y creatividad y crearon tres canapés distintos.

La siguiente actividad de este día, era realizar un Master Chef Salesianos, así que cada uno eligió el canapé que más le gustaba y decoraron un plato para presentarlo. Dicho concurso consistía en que cada niño y niña exponía ante el grupo cómo era su canapé, qué ingredientes había utilizado y cómo lo había llamado. Los miembros del jurado, es decir, el resto de compañeros, debían asignarle una puntuación tanto al canapé como a la creatividad. ¡Fue muy divertido!

Segundo día, segunda receta. Primero salado, por lo que ahora tocaba algo dulce, así que decidimos hacer unas riquísimas magdalenas. Pero ricas ricas porque nos quedaron geniales. El primer paso fue mezclar todos los ingredientes en un bol: un yogur, dos huevos, aceite, un poquito de azúcar por aquí, otro poquito de harina por allá y levadura y… ¡Tachán! Quedó una mezcla súper buena.

Elegimos unos papelitos para poner nuestras magdalenas muy de San Lorenzo y los rellenamos para introducirlas en el horno. En ese tiempo de espera, decoramos unos banderines con sus nombres para que cada uno se llevara a casa las magdalenas que quisieran porque nos salieron muchas pero muchas ¡hasta invitamos a las cocineras a almorzar y nos dieron un sobresaliente porque estaban deliciosas!

Una vez que el horno pitó corrimos a buscarlas a la cocina y después de que se enfriaran un poco, fue el momento de decorarlas. ¡Mirad como nos quedaron! ¡Qué buena pinta!

El tercer día como tocaba una receta salada, hicimos pizza. La verdad que fue la receta más complicada, porque como buenos cocineros no compramos la masa hecha no, la hicimos nosotros mismos. Eso nos costó un poco, ya que lleva mucho trabajo pero al final lo conseguimos. ¡Mirad como amasamos!

Cuando ya teníamos la masa hecha, había que dejarla reposar, así que en ese tiempo nos fuimos al supermercado a comprar los ingredientes que necesitábamos para rellenar nuestras pizzas. De vuelta al cole, cogimos las masas y las partimos en diferentes formas y tamaños, cada uno hacía su pizza con sus ingredientes preferidos. El siguiente paso fue ponerla al horno y al final nos quedaron perfectas. ¡Qué bien almorzamos ese día!

Para acabar la semana de cocina, preparamos unas galletas de mantequilla. Una receta sencilla pero buenísima. Así que cogimos mantequilla, harina y azúcar y… ¡fue momento de amasar! La dejamos reposar unos minutos mientras limpiábamos la mesa, porque los buenos cocineros necesitan su sitio de trabajo limpio para poder crear.

Así que después, extendimos la masa por la mesa y con la ayuda de unos moldes y de la propia imaginación hicimos las galletas. ¡Qué buenas! Después de salir del horno, como aún teníamos ingredientes para decorarlas nos pusimos manos a la obra y el producto final fue este ¿qué os parece?